Viviendas DFL 2: características y beneficios

Las viviendas DFL2 (Decreto con Fuerza de Ley N°2) son inmuebles que cumplen con algunas características específicas que les permiten acceder a una serie de beneficios tributarios por ser consideradas «inmuebles económicos».

El requisito principal es que su superficie edificada no supere los 140 metros cuadrados. Para este cálculo solo se considera el interior del inmueble -incluyendo el subterráneo si lo hubiese- mientras que las piscinas, jardines y estacionamientos no se cuentan.

Una persona natural o jurídica puede tener como máximo dos viviendas DFL2 y deben haber sido registradas bajo este decreto al momento de su construcción. De lo contrario, no se podrá optar a los beneficios, aunque el inmueble cuente con el tamaño requerido. Estas condiciones rigen desde el 31 de octubre de 2010, por lo tanto, antes de esa fecha las personas podían contar con una cantidad indeterminada de inmuebles en esta modalidad.

Un detalle importante es que esas personas mantienen sus beneficios a pesar de la modificación del decreto realizada en 2010.

Beneficios DFL2

Los beneficios DFL2 variarán dependiendo si la propiedad es nueva o usada, del tiempo transcurrido desde su compra y del rubro al que se dedica el vendedor de la misma:

  • Descuento del 50% de los aranceles del Conservador de Bienes Raíces al momento de comprarlas.
  • Descuento del 50% de la tasa de timbres y estampillas si son adquiridas bajo un crédito hipotecario.
  • Están exentas de los impuestos a herencias y donaciones, siempre y cuando hayan sido construidas o adquiridas en primera transferencia (lo que significa que se es el primer comprador). Además, en el caso de herencia, deben haber sido adquiridas o construidas al menos 6 meses antes del fallecimiento del causante.

Beneficios de viviendas nuevas y usadas

  • Están exentas del Impuesto Global Complementario por arrendamiento.
  • No deberán pagar contribuciones si su avalúo fiscal es inferior a $21.504.166.

Descuento del 50% de las contribuciones

El monto de las contribuciones -también conocidas como impuesto territorial- es determinado por el Servicio de Impuestos Internos y se desglosa de la siguiente forma:

  • Por 20 años si la superficie edificada no excede los 70 metros cuadrados.
  • Por 15 años si la superficie edificada excede los 70 y no supera los 100 metros cuadrados.
  • Por 10 años si la superficie edificada es superior a los 100 metros cuadrados y no está por sobre los 140 metros cuadrados.

En caso de venta del inmueble, la ganancia está libre de impuestos siempre y cuando haya transcurrido al menos un año entre la fecha de la compraventa. Además, este beneficio podría no ser válido si el vendedor se dedica a la comercialización de viviendas como rubro.

¿Puedo perder la calidad de DFL2 en una propiedad?

En efecto, se puede perder la calidad de DFL2 cuando:

  • Se realiza una ampliación sin notificar al municipio, aunque la superficie de la vivienda se mantenga igual o menor a 140 metros cuadrados.
  • Se amplía el inmueble y la superficie construida final supera los 140 metros cuadrados.
  • Al derrumbar el inmueble.
  • En caso de cambiar su uso como vivienda a local comercial, fábrica u otro.

Infórmate sobre la condición de tu vivienda o de la que estés pensando adquirir, pues los beneficios DFL2 pueden significar un gran ahorro en tu economía.