¿Puedo comprar una casa sin tener ahorrado el pie?


Para muchas personas lograr el ahorro necesario para financiar el pie de una vivienda es muy difícil. Sin este requisito –que como mínimo asciende al 10% del valor del inmueble-, no se puede acceder a un crédito hipotecario.

La buena noticia es que el crédito hipotecario no es la única forma de comprar una vivienda. En el mercado inmobiliario chileno existen alternativas para comprar casa sin pie y poder acceder cómodamente a una nueva vivienda.

Propiedad en parte de pago: una alternativa real para comprar casa sin pie

Una de las opciones más convenientes y seguras para comprar una vivienda sin ahorrar para pie es entregar una propiedad en parte de pago. Cuando se utiliza esta modalidad de compra, la empresa o institución financiera a cargo realiza los siguientes pasos:

  • Estudio de factibilidad para ver si la propiedad que se entrega en parte de pago se encuentra en buen estado y cumple con los requisitos mínimos de habitabilidad. 
  • Tasación de la propiedad para determinar el valor comercial del inmueble.
  • Estudio de título de dominio para verificar quién es el dueño legal de la propiedad.
  • Acuerdo entre las partes sobre el precio comercial final de venta. En caso de no llegar a un acuerdo satisfactorio, existe la posibilidad de retractarse en esta parte del proceso.

En caso de que la propiedad tenga deuda hipotecaria pendiente, es decir, que todavía queden dividendos por pagar, la empresa a cargo se encarga de saldar la deuda y este monto se resta del que será usado para financiar la nueva casa.

¿Qué tipo de propiedades se pueden entregar en parte de pago?

Por lo general, se aceptan solo casas y departamentos que tengan un costo menor o igual al 50% del valor de la vivienda nueva, partiendo de un valor mínimo del 1000 UF. Quedan fuera de esta alternativa otro tipo de bienes inmuebles como terrenos, parcelas de agrado, oficinas y locales comerciales. 

En este tipo de compraventa, el interesado evita los trámites de vender su antigua propiedad, los gastos de corretaje y las brechas de tiempo entre la venta y la entrega del nuevo inmueble. Además, permite evitar los costos y riesgos de vender la propiedad por cuenta propia o a través de un corredor.

Otras opciones de compra sin pie

Promoción Bono de pie

Algunas inmobiliarias tienen la promoción Bono de Pie para poder cerrar la promesa de compraventa. La inmobiliaria absorbe 10% del valor del pie y aumenta el costo de la propiedad para que el comprador. El pago se realiza con tarjeta de crédito o cheque.

Para recuperar el dinero, en caso de que no se efectúe la compra, la inmobiliaria le solicita al cliente firmar un documento. Algunas inmobiliarias piden que se les devuelva el pie, después de realizar la compra, lo cual se puede efectuar por medio de cuotas. Esto dependerá del acuerdo al que se llegue. 

Para que esta alternativa sea efectiva, hay que buscar instituciones financieras que nos puedan ofrecer un crédito hipotecario del 90 por ciento. 

Comprar una casa sin tener el pie es posible y gracias al servicio que ofrecen distintas inmobiliarias una gran ayuda para quienes necesitan cambiarse de casa sin tener que realizar demasiados trámites ni endeudarse más de la cuenta.