Plantas de primavera

Terminado el invierno, es el momento ideal para escoger las plantas que instalaremos en nuestro jardín durante la primavera. Una alternativa que sin duda nos entregará nuevos aires a la llamada porción de naturaleza que tenemos en el hogar (que, definitivamente, sufrió la crudeza de las bajas temperaturas y lluvias del invierno) pero que, además, nos da muchas más ganas de dedicarle tiempo al jardín con plantas de primavera para disfrutarlo en esta importante y tan esperada época del año.

Nos guste o no, lo primero que tenemos que hacer es recoger los restos del invierno y limpiar, porque hay que preparar de nuevo el terreno. Seguramente hemos guardado o comprado semillas que tenemos que sembrar ahora. Todas ellas están esperando a ser plantadas en maceteros o en el suelo.

Plantas de primavera

Es importante tener presente que la mayoría de las plantas de hojas se pueden plantar y trasplantar durante la temporada de primavera. Otro aspecto importante a tener en cuenta son aquellas recomendaciones que hablan de escoger áreas de siembra según la exposición al sol, la sombra y el viento. Una vez que tenemos todo planificado, colocamos las plantas asegurándose de que estén bien espaciadas en función del tamaño y el hábito de crecimiento de la especie.

Si lo que buscamos es renovar nuestro jardín, te proponemos dos alternativas de dos tipos de plantas de primavera para todos los gustos. Son opciones con diferentes características de cultivo y de crecimiento que, además, pueden combinarse entre sí (ya que están pensadas para diferentes zonas del jardín).

Buganvilla

Una maravillosa planta que es ideal para cultivar en un macetero, si la plantamos directamente al suelo puede llegar a alcanzar un tamaño mucho mayor (hasta siete metros), cumpliendo con las condiciones de cultivo que requiere.

Sus cuidados son bastante fáciles: debe tener la mayor cantidad de luz que sea posible, un suelo bien drenado y rico en nutrientes, la cantidad justa de abono y un riego controlado (semanal si está plantada en el suelo, dos veces por semana si la tenemos en un macetero).

Gardenia

Muy delicadas de aspecto y también en sus cuidados. No obstante, si queremos gozar de ella en el exterior tan solo tendremos que cubrirla del frio en la noche (especialmente en sus raíces), siempre debemos tener presente que la Gardenia es una planta que necesita mucho cuidado y dedicación en las tareas de jardinería.

Los cuidados parten de darle un suelo fermentado conforme a sus necesidades y con un conveniente drenaje para mantener su humedad (para ello, lo ideal son cortezas en su base) evitando conservar el agua (enemiga de sus raíces).

Atrévete a implementar estas plantas en tu jardín y dale color a la primavera que comienza