Los 5 tipos de financiamiento para tu casa propia


Tener vivienda propia es el sueño de muchos. Por fortuna, en el mercado existen diversas soluciones de financiamiento hipotecario que se adaptan a la capacidad de pago y necesidades de cada cliente. Vale la pena conocerlas para que, en lugar de cancelar un arriendo mensual, pagues la cuota crediticia de una inversión inmobiliaria que hará crecer tu patrimonio en el tiempo.

Crédito hipotecario

Es una de las modalidades más comunes de financiamiento para comprar casa. Se trata de un préstamo otorgado por entidades financieras, en el que la propiedad es ofrecida como garantía en caso de que en algún momento se te imposibilite continuar con el pago de la deuda.

Leasing habitacional

Se trata de un sistema de financiamiento para comprar casa en el que firmas un contrato de arrendamiento por un plazo determinado. Durante su ejecución, cancelas cuotas mensuales que en su totalidad amortizan el valor de la propiedad. Al finalizar el acuerdo, tienes la posibilidad de adquirir el bien, cancelando la cuota de opción de compra. Esta, por lo general, equivale a una de las mensualidades.

Mutuo hipotecario endosable

Es una modalidad para financiar la compra de una casa o cualquier tipo de propiedad inmobiliaria. Lo otorga una entidad financiera en unidades de fomento (UF), y puede ser endosado o vendido a terceros para su financiamiento, siendo este último el acreedor del mutuo hipotecario. De ahí su denominación “endosable”.

Al igual que en el crédito, el pago de este préstamo se garantiza mediante la hipoteca del inmueble a comprar.

Letras hipotecarias

Es un instrumento de financiamiento hipotecario que le permite al banco servir de mediador entre las personas que desean adquirir vivienda y los inversionistas dispuestos a poner parte de su capital en éstas (AFP, compañías de seguros, fondos mutuos y otros).

Así, el banco asume una deuda ante los tenedores de la letra (acreedores). Mientras que tú, como cliente, asumes la obligación con la entidad financiera. Mediante esta modalidad puedes financiar hasta el 75% del valor de la propiedad.

Subsidios habitacionales estatales

Para algunos sectores de la población, saber cómo financiar una casa no es suficiente, pues cuentan con ingresos bajos que no les permiten acceder a préstamos con instituciones financieras, o no pueden costear por sí solas su primera vivienda. El procedimiento para obtenerlo es sencillo, aunque se debe cumplir con ciertos requisitos:

  • Ser mayor de edad.
  • Ni tú ni tu cónyuge pueden ser propietarios de una vivienda.
  • No pueden haber recibido antes un subsidio habitacional, ni haber sido propietarios de una vivienda adquirida por este medio.
  • Marido y mujer no pueden postular simultáneamente, aun cuando se encuentren separados de hecho.

El objetivo principal de este subsidio es desarrollar algunas zonas urbanas específicas, y se otorga para compra de propiedades cuyo valor no supere las 2.000 UF. Además, debes tener un ahorro programado. con un monto mínimo exigido de acuerdo al programa de tu elección.

Ahora que sabes cómo financiar una casa puedes lanzarte a la aventura de comprarla. Cuando termines de pagarla, serás propietario de un activo de valor considerable, cosa que no sucederá nunca si continúas cancelando mes a mes una cuota de arriendo.

Recuerda que para cualquier compra de vivienda debes costear una cuota inicial con recursos propios. Lo importante es que te acerques a tu inmobiliaria y consultes por las facilidades y métodos de pago.