Las ventajas de vivir en la pre cordillera


Comunas como Peñalolén y Puente Alto ofrecen a sus habitantes un estilo de vida urbano en un entorno natural con un hermoso fondo precordillerano. Este escenario las ha convertido en los sectores preferidos entre quienes buscan tranquilidad y un mayor bienestar sin alejarse demasiado de la ciudad y sus servicios.

En general, estos sectores precordilleranos pueden llegar a concebirse como un enorme patio trasero en el cual podemos recorrer senderos, andar en bicicleta, hacer trekking y hasta acampar. Y los beneficios de esta cercanía con la vida natural significan una serie de beneficios para las personas además de fomentar el desarrollo de una vida más activa y por lo tanto más saludable.

Desde hace años la tendencia viene apuntando a que muchas familias emigren a estos sectores, debido a sus características ambientales y a las condiciones de seguridad que ofrecen las viviendas, principalmente condominios.

Reducción del estrés

El estrés se ha convertido en una de las enfermedades más comunes de este siglo. Entre sus causas se encuentra el mal uso de la tecnología, los efectos de una vida acelerada y trabajar bajo demasiada presión. Aspectos que cada vez están más presentes en nuestras vidas.

Este suele ser el motivo principal de quienes deciden cambiarse a estas comunas. Vivir en un entorno natural, tarde o temprano, te invita a adoptar un estilo de vida más saludable lo cual ayuda a reducir el estrés. Una vida más activa significa más endorfinas y por lo tanto un estado emocional más tranquilo y estable.

Asimismo el acceso a la naturaleza se relaciona con niveles más bajos de enfermedad, mayores niveles de actividad física al aire libre y una mayor sensación de bienestar. Es decir, por el solo hecho de estar en un entorno rodeado de naturaleza, podemos mejorar nuestra salud y estilo de vida en general.

Alejarse de la ciudad (lo justo y necesario)

Es evidente que una vida apartada de las grandes urbes nos ofrece una calidad de vida más relajada, y la tendencia demuestra que cada vez son más las familias que deciden trasladarse a lugares más tranquilos pero sin alejarse demasiado.

Finalmente, el trayecto hacia y desde el trabajo, la cercanía de colegios y servicios, siguen siendo un factor relevante al momento de elegir una vivienda. Y actualmente el sector precordillerano de Santiago ofrece esas características.

Los alrededores de Santiago cada vez están más y mejor conectados, sin perder su riqueza natural y la posibilidad de desconectarse del ritmo diario. Por eso zonas como Puente Alto y Peñalolén resultan tan atractivas para las familias y los amantes de la naturaleza.

El comercio también ha entendido y ha asimilado esta nueva forma de pensar y muchas tiendas se han ubicado en esos sectores, manteniendo el espíritu de sus vecinos y ofreciendo productos cada vez más amigables con el medio ambiente para satisfacer sus necesidades.

En entorno natural de Peñalolén y Puente Alto

El Parque Quebrada de Macul ubicado en la comuna de Peñalolén es uno de los mejores sitios precordilleranos de la Región Metropolitana. De fácil acceso, cuenta con amplios senderos, zona de picnic y una vista privilegiada de paisajes montañosos y bosque nativo.

Puente Alto, por su parte, se encuentra a los pies del Cajón del Maipo, un sector rico en vegetación rodeado de escarpadas paredes rocosas que dan cobijo al Río Maipo. Este lugar es ideal para ir los fines de semana para acampar, escalar y pasear en bicicleta. Además posee una oferta gastronómica muy interesante y cervecerías artesanales.