8 tips para comprar tu casa o departamento nuevo


La compra de una vivienda es una gran decisión, ya que implica una inversión a largo plazo que involucra responsabilidad y compromiso. Por lo que, tener claro qué es lo que se busca y cuál es el propósito, será primordial para considerar distintas alternativas, que permitan evitar decepciones y dolores de cabeza a futuro.

En caso de tomar decisiones desinformadas, es posible sufrir desencanto con el barrio, con la estructura e instalaciones de la casa o departamento, o incluso tener conflictos con la documentación del inmueble, por lo que aquí dejamos algunos consejos a seguir que facilitarán este proceso:

1. Objetivo de la vivienda

Debes tener claro cuál es el propósito de adquirir una vivienda. Puede ser que tengas proyecciones en familia o estés en búsqueda de una inversión para obtener ganancias adicionales. Esto permitirá considerar las diferentes opciones de compra que hay en el mercado.

2. Características de la propiedad

Tener una lista con todas las cualidades que deseas en una propiedad, ayudará a no desviar la atención de lo que realmente necesitas. De esta manera no perderás la idea original durante la búsqueda de casas y departamentos en venta, y te ajustarás a tus posibilidades económicas. Determina el número de habitaciones y el tamaño del inmueble.

3. Opciones financieras

Es necesario evaluar tu situación financiera —deudas, ingresos, gastos y ahorros— para poder conocer de cuánto dinero dispones y empezar a evaluar distintos créditos hipotecarios. Aquí se deben considerar porcentajes de financiamiento, tasas de interés, el valor del pie mínimo y los distintos plazos para pagar de acuerdo con el banco de tu elección.

4. Inmueble en verde

Una de las opciones más económicas es la compra de un inmueble en verde. Esto quiere decir que anticiparás el pago de la vivienda antes de que esté construida.

5. Ubicación

La ubicación de la propiedad definirá, entre otras cosas, tu calidad de vida. Por eso es importante considerar factores como transporte cercano, colegios, supermercados, centros de asistencia médica, áreas verdes o de esparcimiento, condiciones ambientales, entre otros, para asegurar tu bienestar y el de tu familia.

6. Gastos adicionales

Además de considerar los gastos del crédito hipotecario, se deben tomar en cuenta los costos de escrituración, notariales, los honorarios del abogado, el mantenimiento — en caso de adquirir departamento—, impuestos, gastos por papelería, entre otros. De esta manera podrás organizar tus finanzas de manera mucho más exacta.

7. Condición física de la vivienda

Cuando te gusta una propiedad debes recorrerla por dentro y por fuera. Fijarte en sus muros, ventanas, pisos, terminaciones, cañerías, instalación eléctrica, etc. para verificar la calidad de inmueble. En general, las propiedades nuevas, ya sean casas o departamentos, están resguardadas por una garantía por posible mal funcionamiento o falla de infraestructura en el corto plazo, como también de los espacios comunes, lo que servirá en caso de necesitar reparaciones.

8. Profesionales inmobiliarios

Contar con una buena inmobiliaria o constructora es un sello que da tranquilidad al buscar casas y departamentos en venta. Es importante investigar sobre sus proyectos anteriores y evaluar su capacidad de asesoramiento.

Las ventajas de comprar una propiedad nueva por sobre una usada van desde la posibilidad de tener instalaciones modernas hasta poder de elegir proyectos que ofrezcan seguridad, bienestar y accesibilidad a distintos establecimientos necesarios para las actividades cotidianas, por lo que no dudes en revisar varias opciones antes de elegir tu próximo hogar y considerar los tips anteriores.