6 aspectos a considerar de los créditos hipotecarios


¿Estás pensando en adquirir una propiedad, pero no tienes el suficiente capital? Para ello, los créditos hipotecarios son una buena opción, aunque hay aspectos claves que determinarán si estamos pagando nuestra vivienda de forma eficiente o si aceptamos una deuda mucho mayor a la que nos correspondía.

Te invitamos a revisar 6 aspectos de vital importancia relacionados a esta manera de financiar un inmueble.

1. Siempre cotizar

Un solo crédito hipotecario significa una deuda de al menos 10 años, por eso tienes que invertir tiempo cotizando. Preocúpate de ir a cada banco posible, solicitar una simulación del costo de las cuotas y el monto total que pagarás con respecto al que solicitaste. Averigua los beneficios que te ofrece cada institución y las implicancias que cada uno de ellos conlleva.

2. No endeudarse

Cuando hagas los cálculos de tus gastos mensuales, procura considerar todas las deudas que tengas: las compras de alimento, colegiaturas, transporte, imprevistos, ahorros y seguros, entre otros. Así sabrás cuál es el monto real del que dispones mensualmente para el dividendo de tu nueva propiedad.

3. CAE

La Carga Anual Equivalente (CAE) sirve para conocer el costo real de un crédito en un período de 12 meses, porque incluye todos los gastos adicionales asociados. Puedes solicitar una simulación siempre por el mismo monto y cantidad de meses en diferentes bancos, ya que está entre las obligaciones del proveedor entregar esta información.

Por ejemplo, si al simular un hipotecario de $50.000.000 en un plazo de 15 años, y el CAE en el banco A es de un 20% y en el banco B es de un 28%, sabrás de inmediato que el banco A es más conveniente.

4. Tipos de crédito y tasa de interés

Existen tres tipos de créditos para la compra de un inmueble:

  • Mutuo hipotecario endosable: es financiado por el banco y puede ser transferido mediante endoso a otra institución. Todo queda expreso en el contrato y ante cualquier duda o inconveniente sigue siendo la institución financiera quien responde al deudor, y no genera diferencia en el costo.
  • Mutuo hipotecario no endosable: al igual que el anterior es financiado por el banco, pero no es transferible.
  • Letras de crédito: ya casi no están vigentes porque son muy riesgosas. La solicitud se realiza en el banco y las letras son transadas para obtener el financiamiento, lo que implica que el costo real puede variar de forma inesperada debido a que se adapta a las condiciones del mercado.

La tasa de interés, un porcentaje del crédito que se debe pagar de forma adicional por el concepto de préstamo, también tiene ciertas consideraciones:

  • Tasa fija: se paga un porcentaje de interés mensual fijo y que se conoce desde un principio. Puede ser más alto, pero brinda la seguridad de que no habrá costos inesperados.
  • Tasa variable: el porcentaje varía de forma anual según la Tasa Activa Bancaria (TAB), que es un promedio determinado por la Asociación de Bancos e Instituciones Financieras y, si bien puede ser muy conveniente en algunos momentos, cuando la economía está en crisis aumenta bastante.
  • Tasa mixta: La tasa es fija los primeros años del crédito (3,5 o 10), y luego varía de acuerdo al TAB.

5. Reforma tributaria

La reforma tributaria implica un alza en los costos de las propiedades, por lo tanto, un pie más alto y un monto mayor de crédito hipotecario. Hay que tomar las decisiones con calma e informarse, ya que existen consideraciones importantes, como el hecho de que algunas viviendas pagan IVA y otras están exentas.

6. Gastos adicionales

Los costos adicionales que implican los créditos hipotecarios son inevitables, por ejemplo, gastos notariales, seguros, el estudio de título, impuestos, etc. Algunos bancos incluyen todo en el costo total del crédito, así como hay otros que lo dejan en manos del cliente. Es por ello que prestar atención para manejar las finanzas adecuadamente es de suma importancia