4 ideas para convertir tu hogar en un espacio de confort


De vez en cuando, todos necesitamos desconectarnos del mundo y conectarnos con nosotros mismos, haciendo lo que más nos gusta. ¿Sabías que puedes hacerlo en casa? Toma nota de estas cuatro ideas para lograrlo.

1. El lugar

El punto de partida es el objetivo del espacio que vas a acondicionar. ¿Para qué lo quieres? ¿Para ver televisión?, ¿divertirte con videojuegos?, ¿leer un libro?, ¿tomar un curso en línea?, ¿practicar un instrumento musical?

Conoces tu casa mejor que nadie. Bajo ese criterio, elige un espacio que te sea amigable y, al mismo tiempo, privado. Se trata de elegir un lugar íntimo en el cual no generes ni recibas molestias por parte de las demás personas.

2. El ambiente

Ya que definiste el lugar de tu casa que será tu espacio personal, lo siguiente es crear la inspiración. Por ejemplo, si es para ver televisión, procura que esté al centro, a una altura que no te doble el cuello o te mantenga con el cuerpo torcido. Si es para videojuegos, coloca un sofá amplio porque seguramente querrás invitar a tus amistades. 

Si es para leer, procura un ambiente cálido y libre de ruidos. Por el contrario, si el espacio es para aprender, claramente necesitarás una mesa o escritorio y artículos de papelería. Y si es para tocar algún instrumento, procura que las conexiones estén a la mano e ilustra el lugar con imágenes de tus bandas favoritas.

3. La tecnología

Desconectarse del mundo no necesariamente es desconectarse de los aparatos tecnológicos. De hecho, pueden ser tus aliados para tu espacio personal. Según el objetivo del lugar, procura que respondan en función de tu objetivo. 

Por ejemplo, si es para leer, puedes complementarlo con difusores de aromas y descargar a tu teléfono sonidos de naturaleza. Si es para ver algún evento musical o deportivo en televisión, necesitarás bocinas o sistemas de teatro en casa para que la experiencia sea aún más especial. 

4. Los aditamentos

Claramente, un espacio para ti mismo también debe ser cómodo. Sin importar el objetivo del lugar, el confort es primordial, sobre todo si pasarás horas ahí. 

Por ejemplo, para tu descanso, nada como un cojín de respaldo para leer o ver televisión. Algunos, cuentan con espuma viscoelástica que se amolda al cuerpo y hasta son fáciles de transportar. 

Quizá utilices tu espacio para comer algo de vez en cuando. Por ello, considera colocar mesas que estén a la mano, mini frigobar, servilletas y trapos para limpiar, así como elementos que aumenten la sensación de confort, como sillas ergonómicas e incluso plantas de bajo mantenimiento. 

Recuerda que el hogar está a tu servicio y puedes elegir qué hacer con él. El lugar, el ambiente, la tecnología y los aditamentos deben ser pensados para sumar a tu espacio personal.